Enrredados a 2500 pies de altura

· 1 min de lectura
Enrredados a 2500 pies de altura

Dos amigos vieron en medio del pánico como sus paracaídas se enredaron en el aire.

El vuelo parecía tranquilo, divertido como tantos otros para Tim Y Razz, en Wisconsin, Estados Unidos. Sin embargo, cuando estaban a más de 2.500 metros de altura sus paracaídas se enredaron sin que pudieran colocarlos en posición correcta.

Ambos cayeron sobre un campo de maíz y aunque sobrevivieron, uno de ellos ha quedado  tetrapléjico y el otro sufrió contusiones de menos consideración.

Ambos aprovecharon la clara mañana para saltar. Eran experimentados paracadisitas y tenían a  sus espaldas más de 150 saltos, según publicó el Daily Mail.

Tim y su compañero Razz se lanzaron al vacío desde un avión en Wisconsin, pero después de sobrevolar un poco con sus paracaídas, estos se enredaron y el dispositivo del primero quedó convertido en un objeto inútil que apenas frenó su caída.

Mira el video online

Ambos salvaron la vida, pero Tim fue el que peor salió del accidente: Cayó en un campo de maíz y se rompió la pelvis, la espalda y el cuello. Inmediatamente quedó paralizado.

Razz tuvo mejor fortuna, su paracaídas, aunque perjudicado, pudo amortiguar su impacto y adolorido por el golpe de la caída, consiguió deshacerse de las cuerdas y correr en auxilio de su amigo.

Tuvo que practicarle respiración boca a boca, porque el diafragma de Tim había dejado de funcionar. Cuando consiguió reanimarlo llamó a una ambulancia y fue trasladado a un hospital de Wisconsin donde lo operaron.

Han pasado cuatro años de este desafortunado salto, pero solo ahora Tim ha podido colgar el vídeo y lo ha visto por primera vez. El accidente lo dejó paralítico de por vida.

Artículos Relacionados

derrumbe de edificios en Río de Janeiro
· 1 min de lectura

cosas de la vida sabías como llegaste a la Vida

Interesante vídeo que nos muestra como se crea la vida a partir de un orgasmo, increíble mirar el proceso de

· 1 min de lectura
You tube la gran red de vídeos de   hoy en día
· 1 min de lectura