Males del corazón son una epidemia

· 3 min de lectura
Males del corazón son una epidemia

 

Más del 50% de las muertes que se producen en República Dominicana son provocadas por enfermedades cardiocerebrales, principalmente por infarto al miocardio, que alcanza el 28% de los fallecimientos.

Así lo reveló el director del Instituto Dominicano de Cardiología, Ernesto Díaz Álvarez, quien afirma que los datos son el producto de una investigación que realizó utilizando como fuente la División de Epidemiología y de Informática del Ministerio de Salud Pública, correspondiente a los años 2009 y 2010.

Precisó que de acuerdo con los resultados de la investigación, de cada cien dominicanos que mueren, entre 28 y 30 fallecen por infarto al miocardio.

“Y si a esto le sumamos el derrame cerebral, el edema pulmonar, el aneurisma, eso abarca prácticamente un 60% de las muertes, o sea, que el restante 40% de la causas de muertes corresponden a todas las demás enfermedades”, sostuvo Díaz Álvarez.

De igual modo, el director del Instituto de Cardiología reveló que de cada 10 mujeres que mueren en el país, nueve de esos fallecimientos son motivados por problemas del corazón y uno por un cáncer.

Dijo que de las diez principales causas de muertes, las cinco primeras están relacionadas con enfermedades del corazón y del cerebro, órganos que están interconectados íntimamente, las cuales en la cuarta y quinta década de vida atacan más a los hombres.

“Hay un mito que hay que desmontarlo defi nitivamente, y es que se dice que las mujeres mueren de cáncer, las mujeres no mueren de cáncer, las mujeres mueren del corazón. Por cada diez muertes de mujeres hay nueve del corazón y una de cáncer”, precisó Díaz Álvarez.

De igual modo, afi rma que las estadísticas establecen que esos fallecimientos en mujeres producidos por problemas cardiovasculares son más frecuentes en aquellas que han entrado a la edad de la menopausia.

Al participar como invitado en el Desayuno del Listín Diario junto al equipo de médicos que dirige el Instituto de Cardiología, Díaz Álvarez expresó que las enfermedades cardiovasculares son más frecuentes porque en los países subdesarrollados como República Dominicana, los ciudadanos no tienen hábitos de hacer ejercicio y no saben comer.

En ese orden, sostuvo que cuando se pasa revista a la situación, en el país no existe un programa de prevención de esas enfermedades que además de tener un alto costo llevan riesgos de incapacidad.

“Esas son las enfermedades que llevan a incapacidad, son las enfermedades que llevan costos, por ejemplo, meterle las manos ahora mismo a una cirugía cardíaca, salvo excepciones, el que no tiene dos millones de pesos no puede arriesgarse”, sostuvo el destacado cardiólogo.

Precisó que no existe un programa de prevención ni en el gobierno ni en el sector privado, a la vez que señaló que esa debe ser una responsabilidad del gobierno.

Propuso que ese programa de prevención se inicie con una buena orientación para enseñar a los ciudadanos a comer, y concienciarlos sobre la importancia que tiene controlar los factores de riesgo en este tipo de enfermedades.

“Todo se enfi la hacia la educación, si tenemos un pueblo educado, las personas podrían evitar el infarto”, agregó.

Según las explicaciones, luego del infarto agudo al miocardio que produce el 28.46% de las muertes, le siguen los derrames cerebrales con 10%. La segunda causa de muerte en los hombres dominicanos son los accidentes de tránsito.

SERVICIO DE CALIDAD GARANTIZA EL ÉXITO
Producto del servicio eficiente y de calidad que ofrece, el Instituto de Cardiología cuenta con una ocupación de un ciento por ciento, por lo que el problema principal del centro es encontrar una cama vacía.

La institución sin fines de lucro cuenta con una unidad de cuidados intensivos con ocho camas donde el porcentaje de mortalidad es de apenas 9%, mientras que en cirugía cardíaca el porcentaje es de apenas 5%.

La clave para el éxito ha sido el trabajo en equipo donde para tomar cualquier decisión, incluyendo las cirugías, previamente se realiza una junta médica.

Es el único centro que funciona como una escuela que prepara cardiólogos que vienen inclusive desde otras naciones del mundo, teniendo como resultado que entre 150 y 400 cardiólogos que existen en el país hayan sido preparados en ese centro.

Cada año ven unos 50 mil pacientes de los cuales 35 mil son en consultas diarias y solo en el año 2010 en la unidad de cuidados intensivos tuvieron hospitalizados unos tres mil 620.

 

Artículos Relacionados

Anonymous atacó el sitio web del Vaticano
· 1 min de lectura
Estaba borracha y asfixió su bebé
· 1 min de lectura
No entendía el dolor de cabeza
· 1 min de lectura
Gente con VIH obligada a comer excremento de vaca
· 1 min de lectura