Héroes dominicanos en Wrigley Field

· 3 min de lectura
Héroes dominicanos en Wrigley Field

CHICAGO — Aficionados y Fanáticos al «Rey de los Deportes»: Uno de los momentos más importantes en la historia de las Grandes Ligas, un acontecimiento que hizo crecer todavía más la leyenda del «Bambino», una anécdota que se ubica en la frontera de lo mitológico y lo real, fue aquel famoso jonrón que Babe Ruth «cantó» en la Serie Mundial de 1932.

 

 

Cuenta la historia que, bateando en la quinta entrada del tercer juego de aquel Clásico de Otoño, en cuenta de dos bolas y dos strikes ante el pitcher Charlie Root, Ruth señaló hacia el jardín central del Wrigley Field, procediendo a conectar el siguiente envío precisamente a ese lugar, un panorámico cuadrangular que se estima viajó cerca de 490 pies, y que desde entonces pasó a formar parte de las grandes anécdotas, no sólo de las Series Mundiales, sino de toda la historia del Béisbol de las Grandes Ligas.

 

Los Yankees terminaron barriendo aquel Clásico de Otoño, y seis años después, le repetirían la dosis a los Cachorros, despachándolos de la Serie Mundial también en cuatro encuentros, aunque ya sin el gran «Bambino» entre sus filas y, por supuesto, sin ninguna anécdota tan trascendental como la del «jonrón cantado» de 1932.

 

Todos esos recuerdos comenzaron a revivirse el viernes en el inicio de la serie de interligas más esperada de este fin de semana. La visita de los Yankees a Wrigley Field, por segunda ocasión desde aquella Serie Mundial de 1938 (ya que también viajaron a los «Confines Amistosos» en 2003), atrajo la atención de todos en la Ciudad de los Vientos, y en un estadio que, con 42.219 aficionados, registró la mejor asistencia en lo que va de la temporada.

 

A los fanáticos poco les importó el pobre récord de 28-40 de su equipo, la gran distancia de 10 juegos con respecto a los Cerveceros de Milwaukee por el primer lugar de su división, y la pésima racha de ocho derrotas en forma consecutiva que recién habían dejado atrás las huestes de Mike Quade.

 

Desde tempranas horas, la gente comenzó a aproximarse a los «Confines Amistosos», los bares y restaurantes se llenaron desde el mediodía, sin importar que fuera día laborable. Cientos de fanáticos buscaban desesperadamente un boleto y varios lo consiguieron, ya que la reventa hizo de las suyas con precios exorbitantes.

 

Y al final, además de haber sido parte de la historia, todos esos dichosos aficionados que lograron colarse al inmueble de las avenidas Sheffield y Waveland, presenciaron uno de los mejores juegos de la temporada. Cuando parecía una derrota inminente, por el hecho de ver subir a la loma a un Doug Davis, con marca de 0-5 y efectividad de 5.90, fue precisamente el zurdo el que sacó la casta, mantuvo maniatada a la ofensiva de los Bombarderos del Bronx durante 6.1 entradas y consiguió la primera victoria de la temporada para su cuenta.

 

A Davis, como héroe principal, se le sumaron tres jugadores más que fueron parte fundamental en el triunfo, todos ellos de la República Dominicana. Starlin Castro conectó dobletes en sus dos primeros turnos ante el venezolano Freddy García, y en ambas ocasiones se metió al pentágono, anotando dos de las tres carreras de su equipo. Aramis Ramírez logró sencillos remolcadores en esas dos ocasiones en las que vino a batear con Starlin en circulación, para producir dos de las tres anotaciones; y Carlos Mármol, que tuvo que trabajar horas extras, viniendo a ponchar en situación dramática a Alex Rodríguez que representaba la carrera del empate en el octavo, y que retiró la novena dejando las dos anotaciones potenciales del empate sobre las bases, antes de ponchar al emergente Chris Dickerson.

 

Tampoco podemos dejar atrás la gran atrapada de Reed Johnson al batazo de Robinson Canó abriendo precisamente ese noveno episodio, una jugada que además de haber provocado el alarido de la multitud que se puso de pie para festejar, también alumbró al manager de los Cachorros como un genio, ya que antes del inicio del inning, había sustituido a Alfonso Soriano por el propio Johnson para fortalecer la defensa.

 

Hace 73 años, Babe Ruth, Lou Gehrig, Bill Dickey y Tony Lazzeri fueron los artífices para que los Yankees se llevaran el título a costillas de los Cachorros. Hoy, aunque el escenario no es el mismo, porque no se trata de un Clásico de Otoño, la primera partida presentó héroes dominicanos con Starlin, Aramis y Mármol. Y lo mejor todavía está por venir con el resto de un fin de semana de mucho ambiente, calor sabroso y multitudes que abarrotarán los «Confines Amistosos» buscando que continúe el despertar de sus Cachorros.

 

Artículos Relacionados

Rep. Dom; ganan invicto.
· 2 min de lectura
Sharapova y Kvitova, por el título
· 3 min de lectura
La soga al cuello.
· 5 min de lectura
Anoche quedo inagurado.
· 2 min de lectura
Impidieron la barrida en Detroit.
· 1 min de lectura
Las figuras de la Copa América.
· 3 min de lectura